Menu
Consejos

Algunos consejos para los corredores principiantes

Empezar a correr no siempre es fácil. Para los temerarios que no siempre están acostumbrados a correr, mantenerse motivados después de una primera sesión de entrenamiento puede ser a menudo difícil. Si es tu primera vez como corredor, aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a mantenerte en el camino y lograr tus objetivos.

«No hay camino que no se acabe si no se le opone la pereza».

Miguel De Cervantes

Invierte en las zapatillas adecuadas

Encontrar el mejor par de zapatos para correr no siempre es fácil. Los zapatos adecuados son los que te quedan bien y ofrecen un buen confort. Hay que elegir una plantilla que moldee sus pies perfectamente y le proporcione un buen ajuste. Ten cuidado, tus tobillos deben estar especialmente protegidos por los zapatos. Las buenas zapatillas son ligeras, suaves y cómodas.

Favorecer la distancia en el tiempo

Cuando empiezas a correr, lo importante es ir más lejos, no más rápido. No te presiones. Ten paciencia y muévete a tu propio ritmo. Presionarse a sí mismo significa hacer cosas por lo que aún no se está listo a hacer y puede aumentar su frustración cuando no llegue al objetivo.

Entrena siempre incluyendo los días libres.

Ciertamente, descansar significa tomar un descanso. Pero revolcarse en el sofá para ver Netflix no es la mejor idea. En los días libres, no dejes que tu cuerpo se vuelva vago. Muévete, camina, haz ejercicio o entrena. Esto mantiene tu cuerpo en ritmo y te mantiene despierto. Esto te ayudará para volver a la carrera.

Correr en grupo

¿Quizás estás acostumbrado a correr solo escuchando música? Correr en un grupo de corredores apasionados también es una buena idea para motivarte aún más. El desafío es mayor, pero la motivación es igual de fuerte. También puedes intercambiar consejos y trucos para aumentar tu rendimiento al correr.
Integra el correr en tu vida diaria.

Haz que correr sea uno de tus hábitos

Tómese el tiempo para entrenar diariamente, antes de ir a trabajar o por la noche. Correr debería ser parte de tu rutina. Por supuesto, no siempre es fácil crear un hábito de la noche a la mañana, pero al motivarse cada día, disfrutará corriendo y formará parte de su rutina diaria.

Aumenta tu kilometraje gradualmente

Para empezar, necesitas aumentar tu kilometraje poco a poco. Cada vez que corras, ponte un objetivo más largo que el anterior. Por ejemplo, si ayer corriste 3 kilómetros en 30 minutos, mañana correrá 4 kilómetros en 40 minutos. Cuando estás corriendo, no tiene sentido correr muy rápido. Lo mejor es tomarte tu tiempo, porque sino estarás corriendo un maratón.

Tómese un descanso para caminar de vez en cuando.

Correr no significa correr a toda velocidad durante el entrenamiento. Es importante ir más despacio durante el entrenamiento y caminar un poco. La desaceleración no sólo aumenta su fuerza sino también su resistencia durante la carrera. La caminata puede hacerse al principio de la sesión de entrenamiento, durante los descansos o al final de la carrera.

Lleva un diario de entrenamiento

Llevar un registro de entrenamiento es la mejor herramienta que puedes tener para ayudarte a alcanzar tus metas de éxito. Un registro de entrenamiento, en el que mencione cada una de sus actividades del día (tiempo, distancia recorrida, etc.). En 3,5 meses, podrás ver tu progreso como corredor, pero también puedes usar estos datos para establecer tus próximos objetivos de carrera.

Hacer otros ejercicios para completar la carrera

No dudes en hacer otros ejercicios para completar tu entrenamiento de carrera. Haz otros tipos de deportes que sean adecuados para tu entrenamiento de carrera. El entrenamiento cruzado, por ejemplo, es ideal para complementar la carrera. Entre otras cosas, aumenta tu resistencia y fortalece tus músculos.

Fíjese metas pequeñas y alcanzables

En lugar de pensar en ganar el próximo maratón cuando acabas de empezar la carrera, fíjate metas pequeñas y fáciles. Haz aspiraciones y metas diarias que puedas alcanzar en un día, una semana o en un mes. Asegúrate de que siempre lo haces mejor que el día anterior, la semana anterior o el mes anterior.

Recuerda que eres un corredor

Con el tiempo, la falta de resultados puede desanimarte. Pero recuerda que ser un corredor no significa ser un campeón siempre. Es posible que no alcances tus objetivos, que decidas rendirte, pero ten en cuenta que no todos los corredores corren a la misma velocidad. Cada uno tiene su propio ritmo.

No Comments

    Leave a Reply